RSS Feed

Son vacas, somos puercos

diciembre 28, 2009 by Araceli

Novela narrada por su protagonista, un muchacho pobre francés llamado Smeeks, de tan sólo 13 años de edad que se embarca en el San Juan (un navío que va con destino a la isla Tortuga en el mar Caribe) contratado por la Compañía de Occidente Francesa con la promesa (mejor dicho, el engaño) de riquezas, aventuras y sobre todo como una oportunidad de escapar de Europa, donde no había tenido una buena vida. Ya en la isla Tortuga, Smeeks es vendido como esclavo y forzado a trabajar de sol a sol. Durante este tiempo, y a escondidas de su amo, Smeeks conoce al Negro Miel, un curandero que le enseña los secretos de las plantas medicinales y de la curación. Tiempo después conoce también a Pineau, el médico médico cirujano de la isla, quien lo compra a su antiguo amo y de quien también aprende el oficio de médico y cirujano. Pineau es asesinado y apartir de entonces, por error, Smeeks se une a la comunidad de los hermanos de la Costa, un grupo de piratas lidereados por el cruel L’Olonnais. En esta parte de la novela se narran con lujo de detalles las atrocidades que cometían los piratas para hacerse del botín que después despilfarraban en juego y mujeres.

En general me pareció una novela bastante visual e impactante por sus narraciones. Y para aquellos que tengan duda del porqué del título, en varias parte de la novela se menciona que los mismos piratas se consideran puercos, porque tienen la libertad de hacer lo que quieran sin rendirle cuentas a nadie, mientras que todas las demás personas son para ellos vacas que se alinean a la autoridad y a las normas establecidas.

Autor: Carmen Boullosa
Editorial: Ediciones Era
Año: 1991

3 Comments »

  1. Giovanni dice:

    oye disculpa, donde puedo descargar el pdf o me lo puedes pasar? saludos.

  2. Giovanni dice:

    oye me puedes pasar el pdf si es que lo tienes?saludos.

  3. Araceli dice:

    Hola, lo siento, no tengo ni el libro ni el pdf del libro, de hecho fue un libro prestado del libro club de la UAM Azcapotzalco. Lo siento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *